Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

A nuestros viejos

Titulo: A nuestros viejos
Publicado: 23 del 07 de 2013

Categorías


Descripción

documento: 

Estos días pasados hemos celebrado un homenaje a Pepe Ciges mediante la lectura escenificada del sainetillo enguerino y en verso alizonenco, titulado: El cepillet de los dientes escrito en colaboración con Emilio Granero en 1958 y que puede ser visto en la web de La Fundación, 2 de abril de 2.013.
Además, tuvimos la suerte de lograr un viejo anhelo del establiment cultural enguerino desde la época de Jaime Barberán [véase la nota necrológica en la Revista Enguera, 1975 donde se dice: “lo queremos ir descubriendo para que algún día sea publicado en un libro…”]. Hacemos referencia a la presentación en formato libro del Romanzero enguerino, obra cumbre del autor.
Ahora bien, Pepe Ciges era más que eso. El mismo Jaime Barberán lo describe como el enguerino que, viviendo “en los Madriles, lejos de Enguera, que visitaba de uvas a peras, como podría decir, sentía la añoranza de la villa, y sus gentes, calles y plazuela y sus alrededores –la Mota, Lucena, sus rincones campestres, sus fuentes, sus montes–, y en sus cartas de 1972 y 73 pensaba en que iban desapareciendo los más amigos, los más conocidos, las personas de su generación y los jóvenes”. Era, en definitiva una persona con figura oronda, locuaz y expansiva –mezcla de Orson Welles, Edgar Neville y Agustín de Foxá.
¿Que exageramos? Para que vean que no exageraba de quien así dejó escrito lo anterior, hoy cerramos la recopilación de materiales del curso con este documento, a pesar de su pésima presentación, mediante el que, de forma histriónica y guisa de parodia, le plagiaba su idea mediante el Documento que reproducimos, titulado:
A nuestros viejos
Circular por la derecha de toos los agüeletes de Engra
Año de la nana. Director: Pere el Tremendo. Nº impar

También estas cosas conformaban la personalidad de Pepe Ciges a quien, al parecer, todos le perdonaban porque antes y después sabía hacerse de querer

Visualización online



Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca