Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Campiñera

Titulo: Campiñera
Publicado: 28 del 03 de 2014

Categorías


Descripción

Portada: 
documento: 

Tal vez podemos decir que es el mejor canto al campiñero; tenemos otros: la marca de la Cooperativa, una calle en el casco nuevo de la población,… Tal vez por ello, porque es la narración explicativa del quehacer de tantos enguerinos que, a partir de la sentencia que desposeyó a un alcalde de su poltrona, cambiaron el nombre de Contra–Redonda por el de Campiñas.
Algunos ignoran que el término de Enguera se dividía en tres grandes áreas: Redonda, Contra–Redonda y Sierra. La Sierra era la zona de montes que, junto a los humedales, pertenecían al señor con la servidumbre de compartir con los vecinos el aprovechamiento de frutos y pastos como contraprestación por los gravámenes. La Redonda era la propiedad de los vecinos individualmente considerados (mapa y en color el Mínguez); las tierras de labor, comprensiva de la franja de tierras que se extendían entre la Umbría de la Plana y la Solana al otro lado de la primera Rambla o Río Mínguez. La Contra–Redonda eran los terrenos comunales, la zona de pastos y leñas, del carbón y las caleras [imagen de la del Tros-Alt], y comprensiva de la franja de terrenos existentes entre la Sierra y la Redonda; era la zona que primordialmente suministraba la materia prima a nuestra industria textil.
Y un nefasto día, un no menos nefasto ayuntamiento decidió que había que desterrar los ganados y, lógicamente, desapareció la lana que, sin sistema razonable de transportes para el acopio, hundió nuestra Fábrica de Paños…
El hambre azuzó a los enguerinos. Manuel Albiñana contrapone ambos mundos, unidos por el pito, en los felices años veinte

Visualización online



Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca