Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

El carrerón del Cura

Inicia don Miguel el recorrido por esta calle diciendo que lo de Carrerón del Cura es el mal nombre… el apodo (lo que algunos decimos el mote) pues su nombre oficial es Remedios.
Pasa a explicar que era una de las veinte primeras calles que formaron la antigua Enguera, es decir, con su expresión: el piñol d’Engra desde principios de 1500.

Continuar leyendo

La venganza del carpintero

Hace ya algunas semanas, en concreto, el 22 de mayo del año pasado –nº II/38 del blog De parla enguerina– , nos hacíamos eco del suceso objeto de la pluma de Emilio Marín, que ahora les presentamos, pero en la pluma de Fernando Palop. Éste último lo tituló La bufalaga cuando lo publicó en la Revista Enguera’76.

Hoy, como venimos de afirmar, publicamos una nueva versión del suceso, bien que gracias a la pluma de otro ilustre enguerino.

Continuar leyendo

La rama cortada

A finales de los años cuarenta del pasado siglo XX Enguera vivió un extraño pasaje, que estuvo cercano a convertir la denominada partida de Las Turmas en lugar de peregrinación religiosa. Dicha partida se encuentra situada a unos tres kilómetros del pueblo, en la carretera que conduce al caserío de “Benali”.

Continuar leyendo

Mi amigo Paquito

Con este trabajo de Miguel Ciges queremos hacer un homenaje al cazador enguerino.
Miles y miles son las socarronas anécdotas que se escuchan sobre la caza; centenares las familias que disfrutan y, algunas viven, de ella. Por contra, son millones y millones las noticias que nos atosigan sobre la defensa de los animales, contrapuestas a este deporte.

Continuar leyendo

La Calle San Antonio de Padua

En la Revista Enguera del año 1960 don Miguel Ciges Pérez iniciaba una colaboración que vendría manteniendo cada sanmiguelá durante veintidós años, solamente interrumpida en cuatro ocasiones (los años 1964, 1976, 1979 y 1981). Con todo, dichas carencias serían compensadas con doble colaboración en otros años, como ente los 1967 y 78.
Don Miguel era, entre otras cosas, un escritor empedernido; baste mirar su extensa bibliografía, mayoritariamente sobre temas profesionales. Pero a nosotros nos importa su producción literaria dedicada a lo “nuestro”, de una fina y elegante pluma, fruto de su bien amueblada cabeza así como de su penetrante capacidad de observación y de su no menos amplísima memoria para los más insignificantes detalles.

Continuar leyendo

El tío Villa

Antes que el sol arranque los primeros destellos en el espejo del agua, o sobre el satinado mármol de la fuente, ya el Mercado ha cobrado vida. Y en él, el puesto de “Venta de Salazones”. Aquel puesto, (una mesa con mástiles para sostener el toldo que igual servía para los días de lluvia como para los de implacable sol del verano) como la blanca tela de un velero de tierra adentro, ya está allí, como todos los sábados de toda la vida. (Los sábados es el día de Mercado) Siempre ocupando la misma esquina de la misma plaza, salvo por obras o en días de feria.

Continuar leyendo

La reincidencia del recuerdo

Enguera es tierra de hombres y mujeres, que no se resignan a vivir marginados en su propio destino. Durante la ya larga historia de esta tierra, los enguerinos, han sabido adaptarse a los tiempos y sacar de ellos lo mejor, como lo demuestra la constante lucha contra los inconvenientes de una tierra flaca y sacarle cosechas para mantenerse, y aún para intercambiar mercancías con otros lugares. Viñas, olivos, algarrobos, almendros, y todo aquello que era endémico del secano mediterráneo. De los pinares de su extensa sierra, propiedad del pueblo, salió remedio para muchas carencias colectivas.

Continuar leyendo

Cada foto tiene su historia

… cada foto guarda sus recuerdos, y la que encabeza este escrito los tiene. Uno de los más entrañables, y tristes, es el de las ausencias. En la fotografía ya han desaparecido cuatro de los amigos que en ella están. Se fueron apenas iniciado el viaje por la madurez. Sirvan estas páginas para recordarles cincuenta años después de pasado lo aquí relatado.
Va por vosotros, amigos: Pedro Ballester, Rafael Aparicio, Miguel Vila y Francisco Gómez.

Continuar leyendo

El Trabuquero Mayor

Telesforo, aparte del producido por un nombre tan chistoso, sufre un terrible trauma. Una tara en su autoestima que le mortifica: él quería ser Trabuquero Mayor en las próximas Fiestas, y no puede serlo. Para ejercer tal cargo hay que ser un hombre rico, y él no lo es. El no es más que un peón en la herrería de Baldomero. Herrar caballerías y poco más, por eso era pobre. Baldomero, el dueño de la herrería sí era rico, y por ello va ha ser Trabuquero Mayor en las Fiestas Patronales.

Continuar leyendo

Festín higuero

Con esta narración de la serie “Cosas del pasado”, el autor, a quien ya conocemos en el blog por su trabajo “El Telar manual” (nº. 31, de 22 de febrero), cambia el objeto de su enfoque, aunque no la temática: cosas enguerinas de la década de los cincuenta.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca