Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Miguelico: el personaje

Iniciamos una nueva colección de trabajos bajo el título genérico de Gavilleros, debidos a la pluma de José María Simón Llácer.
La serie consta de 7 episodios en los que el autor va desgranando sus vivencias, así como hechos o conversaciones conocidas por él, pero presentadas desde su personal perspectiva.

Continuar leyendo

Los jazmines de la Olaya

El Documento que hoy les presentamos, aunque por fecha de escritura y con todo merecimiento pudiera y debía haber formado parte de la colección de relatos titulado De otro tiempo…, aparece hoy, al inicio de un nuevo curso, para conocimiento de nuestros lectores como cabecera de los que durante este año esperamos ver publicados por deferencia de su autor.

Continuar leyendo

Fiestas

Aunque las fotos que acompañan el documento nada tienen que ver con los hechos descritos; aunque se trata de aquello que cualquier autor formal pondría en el frontispicio, relativo a que los hechos y los personajes son imaginarios… cualquier coincidencia es mera casualidad… el origen y causa del escrito, nos asevera el autor, es real y ocurrió en un pueblo del que Pepe Ciges escribiera aquello de:
La llástima es que Engra, hoy
ya no es ni sombra de aquello…
No es na más que un espejismo
como ixos de los desiertos
que embaucan al caminante
que va perdido y sediento;

Continuar leyendo

El asno Romero

Todas las mañanas era la misma rutina, sin embargo Ambrosio no se lamentaba por ello. A él le gusta salir temprano cada día. Apenas las primeras luces del alba habían apagado las farolas del alumbrado, caminaba tras el asno que trasportaba los cántaros de leche que repartía entre el vecindario. En aquella temprana hora, apenas sí se cruzaba en su camino algún vecino madrugador que, con paso presuroso, se dirigía hacia su trabajo diario, y que con las prisas apenas se dedicaban un saludo. Esta tranquilidad matutina apenas se veía alterada.

Continuar leyendo

El café España

Este amplio y recordado Café España, con suelo de madera y amueblado con mesas de hierro forjado y superficies de mármol blanco, sobre las cuales los jugadores de dominó golpeaban bicolores fichas que parecían de puro marfil, arrancándoles un sonido que se escuchaba al pasar por la plaza de la fuente, en aquellos años llamada “del Caudillo”.

Continuar leyendo

Mi sobrino Tatín

¡Lo que se puede escribir desde El Curro, aunque sea en 1968!
Pues sí; don Miguel escribió este delicioso trabajo en plena canícula agosteña, supongo, añorando la media veda. Porque, coincidirán, nos es poco lo que relata: que si Tatín o Joaquín, que si cazar tordos con culo y catre, que si no estar para pastas, que si hay que saber jugar para que la bascollá sea definitiva… para terminar hablando de san Nicolás de Tolentino y del extraño comportamiento de las liebres en Kamchatka.
Y es que don Miguel era mucho ¡don Miguel!

Continuar leyendo

Donde menos lo piensas…

Este refrán tan popular no sólo sirve para identificar una cierta escena de caza. Se puede emplear en cualquier situación coloquial en la que en cierto momento de una rutinaria conversación, aparece una frase o una noticia que identifique algún hecho o situación que aclare cualquier duda sobre a que quien la escucha queda sorprendido, enterándose o descubriendo algo inesperado.

Continuar leyendo

Mi amiga Esperancita

Los vuelos
Sintonía en blanco y azul: cielos, nubes y pájaros…
Saetas que raudas cruzan el cielo.
Alas de sereno batir. Ojos clavados en el horizonte. ¡Vuelan!

Suspendidos en el aire. ¡Vuelan!

Placer de sentirse sin sentir. ¡Volar!...

Continuar leyendo

La vaca Rosenda

Rosenda es una pequeña vaca que pasta en el prado que avecina con la casa de Doña Inés. Esta vecindad ha compuesto un curioso binomio entre la vaca y la mujer, y ello ha sido fruto de un sentimental concepto de la convivencia, cerca de por medio, entre ellas dos. Una, la mujer, descansa en el porche sobre una mecedora, mientras la otra, la vaca, ramonea la hierba. Un mugido, una risa, y el triqui-traca incesante del mecerse, son el idioma con que las dos parece que se comunican.

Continuar leyendo

Un cuento verde

Y volvemos al tema de la caza con el mismo autor, nuestro paisano don Miguel Ciges Pérez. Y lo hacemos no sólo por recrearnos en un viejo cuento verde, cuanto por insistir en el tema de las bondades de un tipo de actividades humanas de tipo lúdico, aunque con origen en una actividad primaria: cazar, pescar, etc para sobrevivir.
Claro que, así como la cabra tira al monte, el cazador tira a la sierra y el pescador a la rivera aún cuando en la actualidad las necesidades de orden primario no necesiten de la caza o la pesca para su satisfacción.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca