Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

6ª y última Carta de Miguelico

En fin, que todo lo bueno se acaba… hasta las Cartas de Miguelico… ¡en nuestra parla!
Y fue una pena: ya no volveremos a leer aquello de manero ni cómo, por el desuso, había quedado la mesa del Repeso. Y claro, aquellos lodos trajeron estos lodos. Se acabaron las prosesiones y, lo que es peor, ni el ayuntamiento ni el comercio han vuelto a levantar cabeza en la capital del distrito.

Continuar leyendo

5ª Carta de Miguelico

Muy Sr. mio: M’ alegraré qu’ al recibo d’ estas cortas letras s’ encuentre rebentando de salud, la misma que pa mi deseo por los siglos de los siglos, amen.
Ya habrá notao los pogresos que yo ha hecho en oltogafría...

Si así inicia hoy su carta, ¡imaginen cuál puede ser el final!

Continuar leyendo

Iniciativas plausibles

“Al cabo de los años mil, las aguas van por donde solían ir”, refrán que nunca pudo estar mejor aplicado que en esta ocasión, pues despues del transcurso de muchos años que en colaboración con mi hermano Pepe ocupéme en Las Provincias de la conveniencia del alumbramiento de aguas que en gran cantidad deben discurrir por el subsuelo del término de Enguera, ahora veo complacido…
Así iniciaba D. Pedro Sucías esta colaboración, entre otras muchas, en el nº 65 de El Enguerino allá por el año 1.909.

Continuar leyendo

Serranas, y 4

Con este IV episodio de Serranas damos por finalizada esta serie que, como venimos diciendo, está recogida del periódico El Enguerino.
Esperamos haya sido del agrado de todos poder recordar usos y costumbres de nuestros antepasados tales como la situación del servicio militar en aquellos tiempos, las relaciones y noviazgos, la estructura familiar, etc
Y entre las Gacetillas de este número seleccionamos:

Continuar leyendo

4ª Carta de Miguelico

Y Miguelico también quiso entrar en el tema de las votás y, claro, tenía su programa con explicitación de promesas incluído… Lean, comprueben y, de paso, sigan mi consejo: lean en voz alta y disfrutaran de nuestra parla.

Continuar leyendo

3ª Carta de Miguelico

Por tercera vez: ¿Quién es Miguelico? Nosotros, ya lo dejamos escrito, no lo sabemos.
Lo que sí sabemos es que, antes–ahora–siempre, el enguerino es un ser humano muy especial. En cualquier civilización y cultura se establece que el hombre no es como el árbol, es decir: puede trasladarse de un lugar a otro sin dificultad, salir de donde nació y desarrollarse en la nueva ubicación.
Pues, bueno, el enguerino también podrá mudar de ubicación, pero… pero, El Piquet es El Piquet; la Umbría es la Umbría y la Solana es la Solana… ¡y lo demás es un cuento! Que no se atan los perros con longaniza…

Continuar leyendo

La Enguera eterna

Al recopilar el documento, tomando varios números de El Enguerino de 1909, quien lo hizo no pudo sino exhalar, desde lo más profundo de sus entrañas, su recuerdo en versión local al más notable de los vicios nacionales: la envidia con... ribetes políticos.
Por nuestra parte queremos destacar un aspecto que, por oculto u ocultado, no deja de ser novedoso: en la industrial Enguera de cambio de siglos no todo era industria lanera.

Continuar leyendo

Serranas, 3

Continuamos con el tercer reportaje de la Serie Serranas con el ánimo de que se aproximen a nuestra historia en los albores del siglo XX.

Y como Gacetillas señalamos dos:
La Alcaldía ha dispuesto se proceda al arreglo del piso de las calles de S. José, Santa Bárbara, Rosario y Plaza de S. Pedro. Al efecto, la brigada municipal se ocupa estos días en machacar y repartir convenientemente la piedra que á tanda de villa conducen los carreteros de la población.

Continuar leyendo

2ª Carta de Miguelico

¿Quién es Miguelico? Sinceramente, ya lo dejamos escrito, no lo sabemos.
Lo que sí sabemos es que tal vez alguno se pregunte por qué esta insistencia sobre nuestra parla. Sencillamente, porque sin ser “activistas”, estamos hasta…, bueno, hasta donde se pueda imaginar, de todos esos ayatolás del cal dir

Continuar leyendo

Serranas, 2

– Sus amigos políticos le ayudarían…
– Ca, nada de eso. Visto el mal aspecto que presentaba la elección, se entendieron repartiéndose los cargos como buenos amigos. Hoy los tiene V. juntos y los que no, condenados á eterna oposición. Cuando fueron á pedirles que influyeran apoyándome, dijeron que ellos eran personas honradas y no defendían á criminales. ¡Criminales! ¿Quién fue más criminal yo ó los que me hicieron cometer el crimen?

De esta forma termina el episodio que hoy les presentamos: no pierdan la serie que no tiene desperdicio.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca