Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

La Huerfanita

Entre tanta información sobre el IV Aniversario, un preciosista ensayo que, en el nº 83 de El Enguerino, Cito dedicara, textualmente, a la angelical María Aparicio Marín en memoria de su primera comunión. Todo un placer cada vez que se relee el texto.
Tal vez por ello, que no es poco, nos atrevemos a retomarlo y hacerlo público desde nuestra ciberBiblioteca

Continuar leyendo

Editorial del 9 de noviembre de 1907

Bonito inicio de Curso 2016/17 con este relato de don Gumersindo Ros que, como editorial del 9 de noviembre del año 1907, dedica al empresariado culto y conocedor de su oficio en la persona de Leopoldo Trénor. Gumersindo había sido invitado a una reunión en el Vapor; nada nos informa sobre los temas tratados, pero sí nos muestra su admiración, sin retrancas ni recovecos, por esas figuras que, teniendo el reconocimiento social específico –en literatura, conocimientos técnicos y poder económico– se coloca al frente del desarrollo.

Continuar leyendo

Del nunca más: El ferrocarril y IV

Pues sí… hemos llegado al final de una ilusión: el ferrocarril nunca llegó.
Por nuestra parte solo pretendíamos que se reflexione a partir de estas lecturas. Enguera si no estaba partida de manera irreconciliable, a partir de este momento se resquebrajó. Y nos debe dar igual cuáles sean o hayan sido las denominaciones con que a cada facción se la reconozca o que se aglutinen en torno siglas políticas, religiosas, culturales,…

Continuar leyendo

Decadencia de Enguera, 4

Y ahora llega al análisis del factor humano o, si se prefiere, de factor trabajo en la industria enguerina.
No queremos distraer a nadie, así que lean ustedes mismos las condiciones en que se movía el actualmente denominado “mercado laboral” en la Enguera que conocieron nuestros antepasados, incluso con técnicas de integración productivas; sí, lo que hoy se vende como moderno bajo el nombre inglés de out sourcing.

Continuar leyendo

Decadencia de Enguera, y 5

Y, para nuestra desgracia, con este documento se finaliza la serie.
El tema que se analiza quedaría englobado dentro del factor de producción Tierra que, en nuestro caso, lo ciñen al campiñerismo
Sobre ello, nuestra web tiene publicadas diversas y profundas reflexiones, así como la incidencia de las autoridades en el tema. Pero no estamos en ello, sino en cómo lo veían entonces desde las páginas de El Enguerino. Solo un apunte sobre la incidencia del Ayuntamiento en todo ello: el eximir de contribución a las campiñas…

Continuar leyendo

Pesimismos: El ferrocarril, III

Es periodismo: cierto; pero como colectivo humano ¿no debería hacernos reflexionar?
Cuando parecía que todo estaba resuelto, constituida legalmente la Sociedad encargada de llevar á la práctica la realización de tan hermoso, cuanto beneficioso proyecto, resulta que ni la

Continuar leyendo

Poesía: Paco Pérez Martínez

De nuevo volvemos a El Enguerino, en esta ocasión de la mano –mejor, en las imágenes poéticas– de Paco Pérez Martínez.
De él solo nos consta que había fallecido cuando se hace público el florilegio que les presentamos. Nada más: ni su familia ni raíces; ni edad ni domicilio; ni siquiera dónde descansaron sus restos.
Solamente una pista: en el cementerio hay una lápida que indica el reposo de un Pérez Martínez, pero no debe ser nuestro autor.

Continuar leyendo

Fragmentos de cartas: de Paz…

Aquí tienen la segunda entrega. Corresponde al subtítulo De Paz á su amiga.
Como apuntamos en la entrega anterior, entendemos es un extraordinario contrapunto a aquella sociedad de inicios de siglo con nulas expectativas de vida para la mayor parte de los enguerinos: empresas cerradas, la uva de pasas forzada a la vinificación y el resto de cosechas sin futuro, emigración…

Continuar leyendo

Decadencia de Enguera, 3

En esta entrega se refiere a la industria lanera. Vean cómo se expresaban: sin pelos en la lengua, digo, en la pluma:
Con la concurrencia á estos mercados (Mancha y Andalucía) de los géneros catalanes, principalmente la pana, los paños sufrieron un golpe mortal, de que todavía no nos hemos repuesto ni hecho nada por conseguirlo.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca