Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

A modo de prólogo, y II

Lo lógico, tras la publicación de la 1ª entrega bajo el mismo título, es que se pregunten quién era Antonio Bolbaite, seudónimo de D. Antonio Muñoz Ferri.

Continuar leyendo

A modo de prólogo, I

Hace escasamente un mes, y en este mismo blog, anunciábamos como novedades les proponemos, al menos, una: un nuevo aunque pequeñísimo espigueo por la obra publicada de un autodidacta muy especial que, si bien podemos catalogar como una más de cierta especie que suele florecer en nuestra Comarca, en este caso adopta importantes matices que esperamos aprecien.

Continuar leyendo

La Huerfanita

Entre tanta información sobre el IV Aniversario, un preciosista ensayo que, en el nº 83 de El Enguerino, Cito dedicara, textualmente, a la angelical María Aparicio Marín en memoria de su primera comunión. Todo un placer cada vez que se relee el texto.
Tal vez por ello, que no es poco, nos atrevemos a retomarlo y hacerlo público desde nuestra ciberBiblioteca

Continuar leyendo

Un viaje de ida y vuelta, y 4

Y con Daniel llegamos al final de la serie que nos envió su autor, Emilio Marín Tortosa.
Profundos retratos de una larga época que revive y se retroalimenta, utilizando la técnica de relatos cortos en la que nuestro autor se desenvuelve con inusitada maestría.
Gracias, Emilio; y a tus incondicionales advertirles que ya disponemos de nuevo material para la próxima temporada, que iniciaremos con la serie poética titulada Otoños.
Gracias a ti y a ell@s

Continuar leyendo

Un viaje de ida y vuelta, 3

Carlitos, ha tomado el tren tras una noche de insomnio y una última tentativa de Miguel por apearle de aquella, a su parecer, absurda decisión. Durante el camino que ha hecho a pie desde el pueblo hasta la más cercana estación de tren, ha ido despidiéndose de todo aquello que había representado algo en su vida hasta entonces. El cree de verdad que ya nunca regresará al pueblo, que el camino que ahora emprende es un camino sin retorno.
A la salida del pueblo…

Continuar leyendo

Un viaje de ida y vuelta, 2

Valentín no tuvo claro lo de su origen, y por lo tanto de su lugar de nacimiento. No había conocido a pariente alguno a quién preguntar sobre el particular, y los habitantes del barrio portuario donde se crió, eran personas en su mayoría nómadas que deambulaban de acá para allá sin tener ni conocer raíces en ningún lugar. Eran aves de paso y, por lo tanto, sin árbol genealógico ni aptos para pedir referencias sobre el suyo. El creía haber nacido allí…

Continuar leyendo

Miedo

Y con este completamos la primera serie de Cuentos con moraleja para sus nietos que compuso Doña Carmen Aparicio… Y decimos bien: con morleja, que en el relato actual es bien novedoso…
Lean y comprobarán cómo la abuela les dice a los nietos que hay que lanzarse a la vida, que no hay que tener miedo a las puertas cerrada… ¿les extraña? A nosotros: no. Es más, entendemos que es la mejor educación para la vida.
Gracias, Maestra

Continuar leyendo

Un viaje de ida y vuelta, 1

Y la tercera serie que iniciamos este mes lleva por título Un viaje de ida y vuelta de Emilio Marín Tortosa, viejo conocido de quienes nos vienen siguiendo. La serie se enmarca dentro del epígrafe de Relatos cortos, género literario con los que nuestro autor ha cosechado tantos seguidores.

Continuar leyendo

El campiñero y el macho

Y vamos por el tercero de los Cuentos que nos hizo llegar Dª. Carmen Aparicio. Se trata del cuento El campiñero y el macho con una gran moraleja, especialmente para aquellos niños que, sin ser autistas, se empeñan en meterse en el hoyo de la vida; pero también para los padres de esos mismos adolescentes.

Continuar leyendo

Principe de Asturias: Reflexiones personales, II y III

A partir de la fecha pueden continuar con la segunda entrega de Reflexiones personales entorno al Centenario, escritas por Mª Dolores Centellas Gómez.
Entendemos que les gustó la anterior entrega. De esta segunda no queremos adelantar nada: sorpréndase usted mismo, las casas enguerinas guardan profundos secretos que, en el caso que nos ocupa, no nos corresponde desvelar a nosotros.
Solamente recogemos la dedicatoria que, rompiendo esquemas, la autora coloca al final. Es ésta:

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca