Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

La Sierra

El sol irrumpe en el valle, tras jugar al tobogán por el lomo de la sierra, despertando la vida en los caseríos. El gallinero alborota con su kikirikí, en su cochinera los cerdos gruñen su hambre, mientras las caballerías rebuznan su impaciencia, y Miguel, el casero, sale a la pálida luz de la calle abrochando su bragueta después de la obligada micción de la mañana bajo la higuera que delimita la zona habitable de la masía. Inés, su mujer, carga con el capazo lleno de grano para el averío. La jornada de trabajo en el campo comienza temprano.

Continuar leyendo

De mi archivo anecdótico

Manuel Albiñana Sanz nació el 31 de diciembre de 1896. Era uno de los tres hijos varones del doctor Albiñana Tiesto.

Estudia en Enguera bajo la instrucción de un telegrafista, amigo de don Francisco Piqueras quien fuera su cuñado y tutor, además, desde que quedara huérfano en 1.909.
Obtuvo plaza en una nueva carrera: “Geómetra del catastro”, predecesora del actual título universitario impartido en las Escuelas Técnicas Superiores de Ingeniería Geodésica, Cartografía y Topografía.
Casó con la burgalesa Teresa Rodríguez de Velasco, matrimonio que no tuvo descendencia.

Continuar leyendo

Pregones

Fernando Palop, como dijimos en otro número anterior de este mismo blog, era un enamorado de su pueblo. En esta selección, titulada “Pregones”, observen cómo el ajetreo de la gran ciudad, le retrotrae a sus recuerdos… calles “ruidosas, mas tan llenas de humanidad y vida, tan en ordenado desorden…”

Continuar leyendo

Cosa d'Engra

De José Gascón Marín poco podemos decirles, pues todo lo que conocemos de su vida lo relatamos en las frases que siguen.
Nace en el seno de una familia acomodada: los Gascón de la calle Desamparados que, entre otras propiedades, lo fueron de las tierras donde está ubicado el pozo del Rey. A tales tierras conducía la Senda de la Olivereta de la Gascona, posteriormente renombrada de san Vicente, según don Pedro Sucías.
Dicha “olivereta”, a mi entender, todavía señorea en la que pudiéramos catalogar como árbol monumental, bajo el camino de La Icena.

Continuar leyendo

El milagro del castillo de Locubin

¿Sabías que para el autor de esta historia no cabe escribir la Historia de La Sierra? El caso es que estaba bien documentado.

En efecto, tan documentado estaba que afirma en la introducción lo siguiente: … no es nuestro propósito emular aquellos enguerinos ilustres, como Don Pedro Sucías, o Don José Mª Albiñana, que con erudito afán trataron de investigar el pasado de nuestra villa. Ahí están sus documentados escritos en los que puede admirarse el meritísimo esfuerzo para poner a flote una verdadera entelequia…

Continuar leyendo

La bufalaga

La Bufalaga o Thymelaea tinctoria es una especie de planta leñosa perteneciente a la familia Thymelaeaceae.
Se la describe afirmando que es una mata ramosa, con tallos desnudos de hojas hacia su parte basal y cubierto, como las hojas, de una pilosidad suave con tacto como de terciopelo.
Al parecer esta variedad de las timeáceas es nativa de la región mediterránea occidental y, en España, se distribuye por Alicante, Castellón, Gerona, Lérida, Tarragona y Valencia donde vive en matorrales sobre sustratos básicos secos de naturaleza caliza.

Continuar leyendo

El Enguerino

Como ya habrán apreciado la predilección de los componentes de la Redacción por Fernando Palop es algo enfermizo, aunque tenga su “aquel”.

En efecto, hay que comprender que la soltura y facilidad de redacción que tiene subyuga. La riqueza de vocabulario y calidad de su anecdotario, así como su vaga cultura es algo que desborda a quien se aproxima a sus colaboraciones en la revista Enguera.

El episodio que hoy reproducimos, El Enguerino, es buena muestra de todo lo anterior. Lo inicia con la cita de don Benito Pérez Galdós:

Continuar leyendo

López

Pues ya hemos podido encontrar referencias sobre el tal Sr. López, del que nos escribieron ¡y qué escritos! Enrique Aparicio Nager, en 1970, y Fernando Palop Fillol, en 1974.
Tras no pocos intentos llegamos a la conclusión de que el tal Sr. López debió ser super conocido en la Enguera de los años 20, 30, 40 y 50 del siglo pasado. Unas y otras, vecinas de la calle Santa Ana o San Antonio de Paula, nos fueron conduciendo hacia vestigios de su existencia entre nosotros.

Continuar leyendo

Tres culpables y un parte médico

En 1978 Fernando Palop deleitaba a los lectores de la Revista Enguera con este precioso y “novelesco” relato. La Mujer, el Marido y el Camillero son los tres personajes de esta divertida parodia. El parte médico pondrá las cosas en su sitio.

Continuar leyendo

El Cine Chimo

No creo que muchos recuerden todavía que, en la conocida como Placeta’l Palacio, había un edificio que había sido el palacio del señor de la Villa.
En dicho edificio fueron ubicándose con el tiempo, y aún de forma simultánea, un bar, un teatro, un salón de baile y/o de juegos de mesa… pero, a los efectos que nos ocupa, destacaba el salón de cine o de teatro o de ensayos y conciertos de la banda de música.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca