Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Tiempos de vela y candil, 3

A la tercera entrega de la serie Tiempos de vela y candil su autor, Emilio Marín, la subtitula Ríos desbordados. Episodio que inicia con esta frase:
Los cielos se han ido llenando de negros nubarrones anunciando La Gran Tormenta, y a los rincones del alma colectiva van llegando las sombras. Los poetas, afinan liras para cantar victorias, mientras los fogoneros del Infierno se frotan las manos. El Hombre Corriente escribe su propio epitafio, llega un tiempo para Titanes.
Para qué otra cosa sino para su lectura

Continuar leyendo

Hay que leer

El Documento que hoy les ponemos al alcance viene firmado por Pedro Marín, de quien ya hemos hecho público varios. Hoy hace referencia a una triste historia de nuestro pueblo: el embargo de la Caja del Ayuntamiento… Lean y comprenderán la triste historia de nuestro pueblo; ah… y, de paso, cómo se monta una linda y tremebunda historia de buenos y malos, porque ¡pobrecicos concejales…!
Por cierto, don Pedro –magnífico literato, así como perspicaz abogado– ¿no sabía nà del reparto que se habían hecho de la Contrarredonda?

Continuar leyendo

Pa guapos y valientes

Creo que todos conocéis el caserío de Santich, en la serranía de Enguera. Quizá su nombre venga de "els antics", que en valenciano significa "los antiguos", ya que es el núcleo de población más antiguo de esta zona, repoblada por los Navalón en el S. XVII. Dicen que los primeros pobladores acudieron atraídos por la abundante caza y por sus caudalosos manantiales. Llegó a tener 14 casas y 41 habitantes. Un lugar de pastores y labradores. ¡Cuántos roderos se escondieron por allí! El tío Paco Micó, decía:
Navalón
en cada teja un ladrón.
Y en las casicas d'Abajo
tós a tajo.

Continuar leyendo

Debajo de la parra

Hoy la historia que narra don Pedro Marín, tomada de El Enguerino de abril de 1908, quiere retomar una bonita leyenda de tierras gaditanas. El autor, tan viajero, vertía a su manera, y con moraleja, lindas y coloridas narraciones que eran seguidas con fruición por sus admiradores.
Entre las Gacetillas del número de referencia del Semanario destacamos que la nieve, aquel año, alcanzó el mes de abril

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, 2

La mañana llega envuelta en una túnica borrosa de niebla que enmascara montañas, valles, caseríos, y hace que los campos se arruguen apretujados en un gesto de solidaridad, mientras los viajeros que llegan al pueblo, desde lejos ya han podido oír campanas llorando una pena colectiva. En las calles los balcones muestran crespones negros, y el ánimo de la gente soporta el peso doloroso de la lápida que cubre los restos mortales de…

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, 1

Con este Documento, bajo el título de Tiempos de Vela y Candil, su autor –Emilio Marín Tortosa– nos muestra una época que otros, políticamente, la denominan “en blanco y negro”.
En 7 entregas irá reflexiona sobre una sociedad, en aspectos, superada. En el actual entrega, bajo el epígrafe Tiempo de generosidad, el autor pretende –y pensamos que lo consigue– enmarcar la sociedad donde enmarca la acción, que describe magistralmente, remitiéndonos a personajes estereotipados por su pluma, si bien con gran cantidad y riqueza de matices.

Continuar leyendo

Recuerdos de antaño

Iniciamos 2017 con un bello y literario artículo de D. Pedro Marín, que publicara El Enguerino en marzo de 1.908. A él hemos añadido las Gacetillas que en el mismo número, el correspondiente al nº 29 del II Año, recogía la actividad fabril centrada, por una parte, en la preparación de los muestrarios y, además, en el derramamiento por la geografía nacional de empresarios cuyos apellidos han llegado prácticamente hasta nuestros días.

Continuar leyendo

Lo que sí puede el humilde

Borceguíes son botas militares diseñadas para ser utilizadas por los soldados en las acciones de combate o de entrenamiento. Por lo demás, el diccionario de la Academia de la Lengua establece que es una de las formas castellanas del plural de borceguí, que es un calzado que llegaba hasta más arriba del tobillo, abierto por delante y que se ajustaba por medio de correas o cordones.

Continuar leyendo

Así vivimos antaño

Tal vez alguien se pregunte de dónde hemos sacado este autor.
Muy sencillo: encontramos Vicisitudes y Experiencias I y II en el lugar más inesperado: delante de un contenedor de basura; sí, junto a bolsas de restos para la basura… lo de menos es junto a cuál de los muchos esparcidos por la geografía de nuestros pueblos. Pero allí estaban ¡y nuevesicos!

Continuar leyendo

A modo de prólogo, y II

Lo lógico, tras la publicación de la 1ª entrega bajo el mismo título, es que se pregunten quién era Antonio Bolbaite, seudónimo de D. Antonio Muñoz Ferri.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca