Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Miedo

Y con este completamos la primera serie de Cuentos con moraleja para sus nietos que compuso Doña Carmen Aparicio… Y decimos bien: con morleja, que en el relato actual es bien novedoso…
Lean y comprobarán cómo la abuela les dice a los nietos que hay que lanzarse a la vida, que no hay que tener miedo a las puertas cerrada… ¿les extraña? A nosotros: no. Es más, entendemos que es la mejor educación para la vida.
Gracias, Maestra

Continuar leyendo

El campiñero y el macho

Y vamos por el tercero de los Cuentos que nos hizo llegar Dª. Carmen Aparicio. Se trata del cuento El campiñero y el macho con una gran moraleja, especialmente para aquellos niños que, sin ser autistas, se empeñan en meterse en el hoyo de la vida; pero también para los padres de esos mismos adolescentes.

Continuar leyendo

La casa de los mil espejos

Carmen Aparicio no trae otro nuevo relato en formato cuento: La casa de los mil espejos. Bien cortico, pero con una moraleja bien clarica; tan clarica que la podemos resumir con el viejo refrán que decía: todo es del color del cristal con que se mira

Continuar leyendo

Estudios XIII

Los septuagenarios prosiguen sus paseos y llorenzas, que encima va y las escriben.
Lo curioso del relato de hoy en que, olvidándose de ilustrarnos, nos descubren una serie de reflexiones que sería bueno no olvidar. Los malos no tienen que ser, por definición, los demás; muchas veces, con tales afirmaciones lo que hacemos es querer que nuestros errores sean de los otros...

Continuar leyendo

Estudios XII

Y nuestros septuagenarios continúan por el Camino de Albalat, lógicamente hablando del agua y... las banderías políticas de hace años, muchos años… ¿o fue ayer?
Ya no sabemos qué decirles.
Así que lean y conozcan, poco a poco y con la ayuda de los viejos, si somos así o hemos mejorado...

Continuar leyendo

El laurel

En nuestro afán por las cosicas de la sierra solicitamos, en su día, unos escritos –conocedores que existían– a su autora: D.ª Carmen Aparicio.
Cuando los tuvo arreplegaus, nos los va dar. ¡Muchas gracias!, le dijimos; y puestos y bien mandaus, recurrimos a quien sabe hacerlo para que remirara aquel material.

Continuar leyendo

Estudios XI

Bueno, finalmente logramos convencer a Pepe Cerdá para que retomara sus Estudios.
De momento nos ha prometido cuatro. El de hoy pretende ser una especie de engarce con los que publicamos el curso pasado, pero… no se confíen, pues con él hay que andar con cudiau como diría Luis, su compañero de andanzas.
El caso es que retomamos sus trabajos que, bajo el genéricoEstudios, podemos volver a ofrecer a todos nuestros amigos.

Continuar leyendo

Benacancil: camino y barranco

Este Documento se redactó hace ya casi ocho años –¡ahí es !... la de cosas que han cambiado… –. Por lo demás, con este Documento se inició la andadura de colgar escritos, fotos y cosas del término en el primer blog. Y, claro, se preguntará alguno ¿por qué se vuelve a traer?
– Pues porque al blog donde se colgó hoy no se tiene acceso y tratamos de recuperar cuanto se pueda para que forme parte de aquello que se ha venido escribiendo, recopilando, etc. a lo largo y ancho de la vida del grupo que ha estado trabajando desde la Fundación.

Continuar leyendo

Estudios X

Hoy, efectivamente, finaliza la colección de paseos, reflexiones e informaciones que nos traen nuestros septuagenarios… Bueno, eso al menos es lo que dicen, aunque ya veremos…
Y lo hacen con un simpático agradecimiento a quien, desde el estrado del Palacio de los Condes en Anna, felicitara la labor que desde años viene realizando nuestra Fundación y es que, según él dijo, en la Fundación ¡somos mediocres!…
¿Quien lo dijo sabría, por un casual, qué significa ser mediocre? Por nuestra parte no sabemos si ya lo somos, pero sí que lo pretendemos.
En cualquier caso: Gracias, don J. A. P.

Continuar leyendo

El tonto de Benalaz

Y con este precioso cuento de nuestra Sierra, finalizamos la serie por este Curso.
El relato, tal como les presentamos, fue recogido por José Mª Simón Llácer y, entre sus papeles, tuvimos la suerte de encontrarlo. Esta es la versión original, sin edulcorantes ni mutilaciones: tal como la recogiera José Mª la ofrecemos, aún a sabiendas que pueda existir otras versiones más finas.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca