Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Las pasás del tío Ramonet

Con estas dos pasás [Las peras y La siesta del guarda Ramonet] damos por finalizada esta serie de 8 Documentos que, recogidos por Pepe Cerdá, les hemos venido haciendo partícipes.
Por lo demás, coincide con el final del curso 2.016 / 17, lo cual nos invita a desearles lo mejor en estas vacaciones, tanto si se pueden desplazar cual si no. Nuestro deseo es idéntico:
Que sean felices

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, y 7 (Tiempo de volver a empezar)

También Emilio Marín se despide, de momento.
El epílogo de esta preciosa serie de relatos cortos –Tiempos de vela y candil– parece recordarnos aquel viejo dicho sobre vías y transporte ferroviario al afirmar que muchas vías no indican que los trenes circulen siempre correctamente.
Muchas gracias al autor y para nuestros lectores los mejores deseos.

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, 6 (El tiempo se acaba)

Emilio Marín alcanza y llega a la 6ª entrega de su Tiempos de vela y candil.
… sentado en la mecedora, su tabla de salvación, donde a veces suele encontrar algo de paz, aunque hoy no era uno de esos días. Un suceso ha venido a hundirle más en sus negros pensamientos: dentro de la servilleta que hoy le han traído con el almuerzo, venía una nota. Un papel escrito con la torpe letra de Dolores. Aunque la letra es confusa, sí ha podido leer su contenido, y ello le ha sumido más en su miseria personal.

Continuar leyendo

Pasá del saquet de la berenda

Y continuamos con las pasás.
Hoy salen a escena, junto a los tres personajes, toda una época; aunque, a fuer de exactos, deberíamos referirnos a los escolios de una agricultura post/estraperlo. Hambre, ninguna ilusión por el trabajo… una sociedad, la de la agricultura del secano de interior.
Si… sí…, ¡pero es que la pasá se refiere a aquella época!

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, 5 (Tiempo de Carnaval)

Emilio Marín Tortosa nos hizo llegar la quinta entrega de Tiempos de vela y candil.
El episodio viene subtitulado como Tiempo de carnaval con la entradilla siguiente:
El Carnaval es una fiesta de simulación.
Es el lugar para fingir las cosas que uno no es.
Y para ser todo aquello que nunca se quiso ser.
La vida, a veces, actúa como un Eterno Carnaval.
En ese momento, la reina de las máscaras es La Gran Mentira.

Continuar leyendo

Dos pasás

Hoy presentamos Dos pasàs que, esperamos, nos perdone Pepe Cerdá el traerla hoy y no cuando correspondía.

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, 4

Hemos alcanzado el 4º episodio que, con el subtítulo de Tiempo de silencios, Emilio Marín Tortosa nos invita a recorrer uno de los períodos más complejos de nuestras personales historias en el trasfondo de una realidad colectiva de la ya no tan reciente historia nacional.
La fluidez del relato, la precisión en las descripciones… su buen quehacer literario son más que suficientes motivos para que lo ofrezcamos en nuestra ciberBiblioteca.

Continuar leyendo

Tiempos de vela y candil, 3

A la tercera entrega de la serie Tiempos de vela y candil su autor, Emilio Marín, la subtitula Ríos desbordados. Episodio que inicia con esta frase:
Los cielos se han ido llenando de negros nubarrones anunciando La Gran Tormenta, y a los rincones del alma colectiva van llegando las sombras. Los poetas, afinan liras para cantar victorias, mientras los fogoneros del Infierno se frotan las manos. El Hombre Corriente escribe su propio epitafio, llega un tiempo para Titanes.
Para qué otra cosa sino para su lectura

Continuar leyendo

Pasá de la Sara

Dura, sí; muy dura es la pasà que hoy presentamos.
Si la vida de aquella época, en general, era dura o, como algunos quieren: en blanco y negro; en la Sierra, sí en la zona más allá del barranco de La Hoz, era en blanco y negro, dura y... cruda.
El caso es que así vivían algunas familias a mediados del siglo XX.
Pepe Cerdá dudó en entregarnos esta pasà… pero logramos convencerle.
No es conveniente olvidar

Continuar leyendo

Pasá del majuelo

Hay que reconocer que trabajadores, lo que se dice trebajaores… en mi pueblo siempre los ha habido. Así que a nadie debe extrañar esta pasà, que igual podía referirse al campo como a la industria.
Disfrútenla, que es lo importante; y si surge una sonrisa, por pequeña que sea, no lo duden: consiéntanla, siempre son cardiosaludables

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca