Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Lobo

Emilio Marín inicia su relato con estas frases tan rotundas sobre la Hispania profunda. Escribe:

Continuar leyendo

Los dineros del Capitán

Apenas el sol mancha de luz los verdes naranjales, las cornetas, tocando a Diana, despiertan a la perezosa tropa, y rompen el silencio de la mañana. El clarín mañanero, espanta y aleja a los cuervos que carroñean despojos, dejados por los soldados y el carro que trasporta la basura de comedores y cocinas, durante todo el día por la explanada de la instrucción.
El sentir, el estilo, el buen decir de Emilio Marín rezuma en cada línea de este escrito, tan contradictorio como vivencial.
Léanlo pausadamente y nos lo agradecerán

Continuar leyendo

A la atención de Don Julián

Uno de los primeros párrafos Emilio Marín, autor de este Documento, establece:
Cuando conozca la circunstancia en que yo conocí hechos, obras y milagros de V. E., entenderá que no soy yo el primero que ha sacado a la luz pública lo aquí descrito. Lo que aquí voy a contar lo supe de primera mano, de una fuente bien informada. Esto es, de alguien, que, según él, estuvo presente en el lugar de los hechos. Por ello, de antemano, me acojo a su benevolencia.

Continuar leyendo

Cazador

Ezequiel apenas ha conseguido dormir en toda la noche, y se levanta con un fuerte dolor de cabeza, y en esa ocasión no es por culpa de los ronquidos de su mujer. Felisa y él hace tanto tiempo que comparten almohada, que aquello lo tiene superado y asumido. Cree, infeliz, que sin aquellos rítmicos, y acompasados ronquidos, no podría dormir ninguna noche, al menos en aquella cama.
Lo que le ha mantenido en vela durante toda la noche, es la desazón que le invade la víspera cuando tiene planeado salir de caza. Aquella era una obsesión…

Continuar leyendo

La dote de Miguelín

El tío Pepe, y la tía Consuelo, la pasada noche, han hablado. Acostados en la cama, mientras esperaban que el sueño viniera a visitarles, hablaron. Hablaron y acordaron que la cosecha de la oliva de este año sería para casar al Miguelín. Y eso le están diciendo ahora a su hijo, mientras comen las sopas de pan, antes de marchar cada uno a su trabajo.
Miguelín queda muy contento después de escuchar a sus padres. Pero también está triste…

Un nuevo relato de Emilio Marín sobre la vida de nuestra gente durante los años en blanco y negro

Continuar leyendo

De la existencia de Dios

Hace ya unos cuantos años, la friolera de más de cuarenta, que don Miguel Ciges publicara en la Revista Enguera este trabajo. En la dedicatoria da el porqué del mismo: su amiga A.M.P. ha obtenido sobresaliente en Teología.

Continuar leyendo

Actor

La mañana amanece desapacible. Desde la ventana se puede ver las nubes amenazantes, que desde el mar, por el puerto, caminan rumbo oeste sorteando los edificios más altos del barrio. Llevan amenaza de lluvia en sus infladas y grises panzas. El viento tampoco sopla amable. Se avanzaba un día tristón. El ánimo de la gente embozada, que pasa deprisa por la calle, estaba a tono con lo pintado por un tiempo tan desapacible. Y él, madrugador, aun inconsciente, tiene que unirse a los desafortunados que tan temprano se enfrentan a tan desolador panorama.

Continuar leyendo

Residencia

Ante los allí congregados, una vez traspasada la puerta que habilitaba el paso sobre la valla de hierro, se abre una larga avenida, recién pavimentada, delimitada por árboles adultos que protegían el paso de los visitantes del inclemente sol del verano, hasta morir en una rotonda que daba paso a la entrada principal del edificio. Una escalinata central, y dos rampas laterales, al pie de un gran portalón…
Es el inicio de un nuevo episodio de Emilio Marín. Con él retomamos su pluma este nuevo curso. Deseamos sigan disfrutando su exquisita literatura.

Continuar leyendo

Garnelo Alda segun La Esfera, 1917

Dentro de la puesta en escena del CL Aniversario de don José S. Garnelo Alda, hoy les ofrecemos un artículo publicado en la Revista La Esfera de marzo de 1.917.
Si el artículo tiene importancia, a nuestro parecer, mayor la tiene para los profanos sobre su vida y obra descubrir que colocó obra en un templo tan emblemático para todos cual es el de San Francisco el Grande.
Al margen de ello, que no es poco para sus paisanos, lean y disfruten el artículo de Silvio Lago: toda una delicia

Continuar leyendo

El tío López

El documento que hoy colgamos El tío López, en realidad, son dos: el primero debido a Enrique Aparicio en la Revista Enguera de 1.970 y el segundo, en la misma revista pero de 1.974, se debe a Fernando Palop.
Pensamos que este documento ya fue publicado, pero no ha quedado en nuestra ciberBiblioteca; y esta es la razón por la que volvemos a colgarlo.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca