Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Serranas, y 4

Con este IV episodio de Serranas damos por finalizada esta serie que, como venimos diciendo, está recogida del periódico El Enguerino.
Esperamos haya sido del agrado de todos poder recordar usos y costumbres de nuestros antepasados tales como la situación del servicio militar en aquellos tiempos, las relaciones y noviazgos, la estructura familiar, etc
Y entre las Gacetillas de este número seleccionamos:

Continuar leyendo

4ª Carta de Miguelico

Y Miguelico también quiso entrar en el tema de las votás y, claro, tenía su programa con explicitación de promesas incluído… Lean, comprueben y, de paso, sigan mi consejo: lean en voz alta y disfrutaran de nuestra parla.

Continuar leyendo

Juventud Enguera, 2

Y vamos por el nº. 2 de periódico Juventud, fechado en el mes de Julio de 1.923 y, aunque un alejado en muchos días, meses y años… aprovechamos para, desde aquí, desearles lo mejor en estas FIESTAS DE NAVIDAD.
La Sierra, fundación de la CV, y la Reacción de la web esperan que
¡SEAN MUY FELICES EN COMPAÑÍA DE TODOS LOS SERES QUERIDOS!

Continuar leyendo

Juventud Enguera, 3

Y cerramos este 2015 con el número 3 del periódico que se editaba durante el año 1.923; este número, con exactitud, el viernes día 31 de agosto.
Con la esperanza y los deseos de un FELIZ FIN DE AÑO nos emplazamos para 2.016

Continuar leyendo

Juventud Enguera, 1

Nuestros seguidores más antiguos recordarán que de Juventud – Revista Ilustrada ya fueron publicados los documentos que disponíamos de esta Revista que, creada, ilustrada y redactada en Enguera por don José Sempere cuando todavía era un chaval, iba recorriendo las casas, de una en una, cual hoy las capillicas de San Miguel, de la Virgen del Carmen…
No en vano se pedía atención y cuidado para evitar su deterioro y que los últimos suscriptores pudieran leerla.

Continuar leyendo

3ª Carta de Miguelico

Por tercera vez: ¿Quién es Miguelico? Nosotros, ya lo dejamos escrito, no lo sabemos.
Lo que sí sabemos es que, antes–ahora–siempre, el enguerino es un ser humano muy especial. En cualquier civilización y cultura se establece que el hombre no es como el árbol, es decir: puede trasladarse de un lugar a otro sin dificultad, salir de donde nació y desarrollarse en la nueva ubicación.
Pues, bueno, el enguerino también podrá mudar de ubicación, pero… pero, El Piquet es El Piquet; la Umbría es la Umbría y la Solana es la Solana… ¡y lo demás es un cuento! Que no se atan los perros con longaniza…

Continuar leyendo

La Enguera eterna

Al recopilar el documento, tomando varios números de El Enguerino de 1909, quien lo hizo no pudo sino exhalar, desde lo más profundo de sus entrañas, su recuerdo en versión local al más notable de los vicios nacionales: la envidia con... ribetes políticos.
Por nuestra parte queremos destacar un aspecto que, por oculto u ocultado, no deja de ser novedoso: en la industrial Enguera de cambio de siglos no todo era industria lanera.

Continuar leyendo

Serranas, 3

Continuamos con el tercer reportaje de la Serie Serranas con el ánimo de que se aproximen a nuestra historia en los albores del siglo XX.

Y como Gacetillas señalamos dos:
La Alcaldía ha dispuesto se proceda al arreglo del piso de las calles de S. José, Santa Bárbara, Rosario y Plaza de S. Pedro. Al efecto, la brigada municipal se ocupa estos días en machacar y repartir convenientemente la piedra que á tanda de villa conducen los carreteros de la población.

Continuar leyendo

2ª Carta de Miguelico

¿Quién es Miguelico? Sinceramente, ya lo dejamos escrito, no lo sabemos.
Lo que sí sabemos es que tal vez alguno se pregunte por qué esta insistencia sobre nuestra parla. Sencillamente, porque sin ser “activistas”, estamos hasta…, bueno, hasta donde se pueda imaginar, de todos esos ayatolás del cal dir

Continuar leyendo

Serranas, 2

– Sus amigos políticos le ayudarían…
– Ca, nada de eso. Visto el mal aspecto que presentaba la elección, se entendieron repartiéndose los cargos como buenos amigos. Hoy los tiene V. juntos y los que no, condenados á eterna oposición. Cuando fueron á pedirles que influyeran apoyándome, dijeron que ellos eran personas honradas y no defendían á criminales. ¡Criminales! ¿Quién fue más criminal yo ó los que me hicieron cometer el crimen?

De esta forma termina el episodio que hoy les presentamos: no pierdan la serie que no tiene desperdicio.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca