Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Fiesta Mayor en Enguera

Lo sentimos en el alma, pero no se ha podido resistir la tentación de traer este precioso relato de nuestro Dr. Albiñana sobre las Fiestas de San Miguel. La narración –tal como se recoge en el Documento– corresponde al capítulo V de Sol de Levante, que editara en Méjico el año 1922.
Con todo, para la Redacción, es un documento (todo el libro del que forma parte éste Documento) del buen hacer literario de don José María, que en diferentes ocasiones ha honrado nuestra biblioteca y varios de nuestros CD’s sobre los caminos.

Continuar leyendo

Campiñera

Tal vez podemos decir que es el mejor canto al campiñero; tenemos otros: la marca de la Cooperativa, una calle en el casco nuevo de la población,… Tal vez por ello, porque es la narración explicativa del quehacer de tantos enguerinos que, a partir de la sentencia que desposeyó a un alcalde de su poltrona, cambiaron el nombre de Contra–Redonda por el de Campiñas.

Continuar leyendo

La Mozárabe, y 4

Con esta cuarta entrega finalizamos La Mozárabe, obra de don José Sempere y, siguiendo la tónica de las anteriores entregas, también en esta cuarta y última entrega les adjuntamos nueva comparativa de perspectiva de nuestro Castillo, tal como se podía observar en la década de 1.940, así como la imaginativa reconstrucción que hiciera el autor de la novela.

Continuar leyendo

La bicicleta

Como ya avisamos, y también dejamos escrito al final de la narración, con este episodio finalizamos la primera de las series dejadas escritas por José Mª Simón Llácer.
Prometemos volver con una nueva serie: la que él titula Ramonet. Pero ello será el próximo trimestre que, a pesar de ser para nosotros un trimestre de cuatro meses, no la completaremos, sino que deberemos saltar al curso próximo para completarla.

Continuar leyendo

La Letrecidat

Hemos tenido la fortuna de encontrarnos con la página que hoy les hacemos llegar: La Letrecidat: Apunte de sainete inspirado en el de “Costumbres enguerinas”…
Apareció en la Revista A Nuestros Jóvenes del mes de septiembre de 1.955.

Continuar leyendo

La Mozárabe, 3

Siguiendo la tónica de las anteriores entregas de La Mozárabe, en esta tercera entrega les adjuntamos otra comparativa de diferente perspectiva de las ruinas del Castillo, tal como se podía observar en la década de 1.940, así como la imaginativa reconstrucción que hiciera el autor de la novela.
Con nuestros mejores deseos, les adjuntamos la tercera de las cuatro entregas en que hemos podido montar La Mozarabe hasta completar la novela.

Continuar leyendo

Miguelico, 5

Cuando creíamos que ya habíamos exprimido a nuestro autor con Miguelico, su personaje, resulta que nos aparecen dos documentos nuevos: el que les presentamos y La bicicleta, que les prometemos para la cuarta semana de marzo.
De momento disfruten de la pequeña historia en que Miguelico nos habla, y presenta a Ramonet, el otro gran personaje en la mente y pluma de José María Simón Llácer.

Continuar leyendo

La Mozárabe, 2

Pensamos que la primera entrega de La Mozárabe les habrá llamado la atención. Hoy con esta segunda entrega les adjuntamos nueva perspectiva de las ruinas del Castillo, tal como se podía observar en la década de 1.940, así como la imaginativa reconstrucción que hiciera el autor de la novela.
Con nuestros mejores deseos, les adjuntamos la segunda de las cuatro entregas en que hemos podido montarlas hasta completar la novela.

Continuar leyendo

Miguelico, 4

Y continuamos con las andanzas de Miguelico: hoy los episodios 6 y 7, realmente dispares…, pero es el orden en que aparecen o, por mejor decir, en el que fueron apareciendo, pues ese y no otro fue el criterio de enumeración que siguió el recopilador del venero de don José Mª Simón Llácer.

Continuar leyendo

La Mozárabe

Iniciamos la publicación de una extensa obra manuscrita –son casi 200 páginas– que, como deja constancia su autor en la dedicatoria al Castillo de Enguera, la escribe como “un deseo incontenible de dar calor a los estáticos dibujos que hice, considerándolos, en un alarde de imaginación, como un ente activo, poniéndole seres que, aunque ficticios, pensasen y se moviesen, viviesen plenamente dentro de él.” Para rematar afirmando que las “únicas autenticidades que tiene la narración son las citas religiosas y sus datos históricos”.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca