Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Poesía: Braulio Talón Sanmartín

Quién fuera este personaje, a nuestro juicio, no tiene importancia: un enguerino que debió vivir en la calle Santa Bárbara, aunque tal vez por aquel entonces aún la denominaran Placeta del Palacio.
Lo que sí nos gustaría, y no lo echamos en saco roto, es que alguien nos describiera “el personaje”. Sabemos que pertenecía a familia acomodada, que tomó estudios, que debió arrastrar a su amigo y fundador de El Enguerino a la aventura argentina y, sobre todo, que luchó por una Enguera diferente desde, al menos, el periodismo comprometido.

Continuar leyendo

Estudios XIV

Y, como era de esperar, con este episodio finaliza la requisa que le hiciéramos al autor.
Lo bueno, porque no todo tiene siempre que ser malo, es que nos deja la puerta abierta para, en otro momento, retomar unas cuantas pasàs en vez de los paseos pues, tal como finaliza este XIV Estudio, deja la puerta abierta para hacer pública –bien que una vez desidentifique [¿se puè dir axí?] los presonajes– una larga colección de pasàs de los años cuarenta, que ha ido arreplegando –otros dirán, espigolando – por esas calles y caminos de Dios…

Continuar leyendo

La marca del territorio

El siglo XVIII representa, para Anna, la creación de un poder político de carácter local, desligado de la influencia territorial que caracterizaba a los señoríos en los siglos anteriores. El primer paso de este camino que configurará el municipio tal y como lo conocemos en la actualidad, se da el día 9 de junio de 1762 al acordar el Ayuntamiento la incorporación de la Villa de Anna a la Corona. Desde este momento…

Continuar leyendo

Los terremotos de 1748

Atención al trabajo que nos ofrece D. José Izquierdo sobre un evento ocurrido hace 268 años y al que D. Miguel Ciges denominara el origen o, si se prefiere, lo genético de la nueva Enguera. Hacemos referencia a los terremotos de 1748.

Continuar leyendo

A Enguera. Poesías

¿Cuántas cosas conocemos del Dr. Don José Ramón Garnelo Gonzálbez?
En 1978 la revista Enguera le presentaba con la imagen que encabeza el Documento, y dejaba escrito que era médico, pintor y literato, pero también añadía que era casi desconocido por los enguerinos de hoy.
Nosotros añadimos que D, José Ramón, a quien se le conocía como Garnelo el culto, escribió varios sainetes en nuestra parla que, por cierto, si alguien conoce dónde encontrarlos…

Continuar leyendo

Principe de Asturias. In memoriam

Reiteramos que la Efeméride merece interrumpir la cadencia de nuestras publicaciones.
En efecto, el próximo sabado, día 5, celebramos el Centenario del naufragio de centenares de personas en aguas del Brasil. Entre ellas, al menos, ocho enguerinos cuyos nombres nos los recuerda la lápida que existe en el Cementerio.

Continuar leyendo

Estudios XIII

Los septuagenarios prosiguen sus paseos y llorenzas, que encima va y las escriben.
Lo curioso del relato de hoy en que, olvidándose de ilustrarnos, nos descubren una serie de reflexiones que sería bueno no olvidar. Los malos no tienen que ser, por definición, los demás; muchas veces, con tales afirmaciones lo que hacemos es querer que nuestros errores sean de los otros...

Continuar leyendo

La cuestión de la Fuente de Marzo

En los límites de Enguera y Anna, a unos tres kilómetros al sur de esta y en medio de una extensa llanura se encuentra, en el mismo cauce del río, el paraje conocido como la Fuente de Marzo. Este lugar ha marcado, desde "siempre", la línea divisoria entre dos comunidades que en sus orígenes han compartido, en cierta manera, su identidad. A lo largo de la historia, ha sido frecuente encontrar pobladores, sobre todo de Enguera, viviendo, formando negocios y estableciendo una familia en Anna. Esta osmosis…

Continuar leyendo

Los relojes del Campanar de Enguera, 3

... Con todo, nunca imaginé que sería tan complejo. Tengo que confesar que tuve momentos de debilidad, pensé en dejarlo o que ya lo haría otro. Si hasta ahora no había existido necesidad de realizarlo, por qué ahora sí… Pero por otra parte, podía más la curiosidad y el pensar que ese reloj, durante 135 años, ha estado presente en nuestras vidas sin que nos diésemos cuenta de ello. Su transcurso va dejando huellas y recuerdo de nuestros seres queridos, de nuestras vivencias personales, de los lugares conocidos.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca