Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Cada foto tiene su historia

… cada foto guarda sus recuerdos, y la que encabeza este escrito los tiene. Uno de los más entrañables, y tristes, es el de las ausencias. En la fotografía ya han desaparecido cuatro de los amigos que en ella están. Se fueron apenas iniciado el viaje por la madurez. Sirvan estas páginas para recordarles cincuenta años después de pasado lo aquí relatado.
Va por vosotros, amigos: Pedro Ballester, Rafael Aparicio, Miguel Vila y Francisco Gómez.

Continuar leyendo

Festín higuero

Con esta narración de la serie “Cosas del pasado”, el autor, a quien ya conocemos en el blog por su trabajo “El Telar manual” (nº. 31, de 22 de febrero), cambia el objeto de su enfoque, aunque no la temática: cosas enguerinas de la década de los cincuenta.

Continuar leyendo

La Calle Molina

El trabajo de esta semana lo firma Pepe Marín. De él ya hemos publicado en este blog varios trabajos, entre otros: El Telar manual (22 de Junio) o El Festín Higuero (8 de octubre).
Hoy nos honra recordando su calle: la calle Molina; una calle en que a medida que vas p’abajo, los números de las casas van p’arriba…, nos comenta con cierta ironía.

Mantiene los recuerdos y los expresa con una mezcla de nostalgia, no exenta de cariño. Recuerda a sus vecinos: a quién apreciaba, a quién admiraba, a quién quería… pero todos son parte de su vida.

Continuar leyendo

Navalón

Todo comenzó un domingo de verano. Era medio día. Comí y subí a la parte alta de la casa en que vivía, donde todavía vivo con mi familia, buscando en una habitación cumplir con la sana costumbre española de dormir la siesta. Fue inútil. El insoportable calor que allí, en la parte alta de la casa, hacía me lo impidió. Tras un tiempo intentando caer en el pozo del sueño, desistí y bajé al sótano, que todavía hoy pervive en la casa, buscando el frescor que estaba seguro de encontrar allí.

Continuar leyendo

San Antonio

Aprovechamos la festividad de la calle San Antonio de Padua para presentarles el trabajo de nuestro colaborador José Marín Tortosa, relativo el documento a la maravillosa relación entre los vecinos de esta calle.

Continuar leyendo

El Tercio

“El nombre de “EL TERCIO” fue tomado al azar, o tal vez alguno de ellos había hecho la mili en una de las unidades llamadas Tercios que entonces había en el Ejército de España, y había tenido la ocurrencia del nombre.

Continuar leyendo

Cada foto tiene su historia

… cada foto guarda sus recuerdos, y la que encabeza este escrito los tiene. Uno de los más entrañables, y tristes, es el de las ausencias. En la fotografía ya han desaparecido cuatro de los amigos que en ella están. Se fueron apenas iniciado el viaje por la madurez. Sirvan estas páginas para recordarles cincuenta años después de pasado lo aquí relatado.
Va por vosotros, amigos: Pedro Ballester, Rafael Aparicio, Miguel Vila y Francisco Gómez.

Continuar leyendo

Jaca caprichosa

Al anochecer del día cinco de enero del año 2011 me acerqué a presenciar el paso de la tradicional Cabalgata de los Reyes Magos. El cortejo resultó ser de lo más pobre que uno pueda imaginar, aunque todavía recuerdo otra pobreza todavía más pobre. La pobreza de la Cabalgata, al parecer, tenía su origen en la crisis económica a la que se le acusa de todos los males…
La otra pobreza, aquella a la que me refiero, procedía de origen diferente. Verán ustedes…

Continuar leyendo

Canuto Delgado

Le otorgo el nombre de Canuto, por ser hoy, día 18 de Enero festividad de este santo, cuando empiezo a escribir esta narración. Es cierto el hecho que cuento, pero he de advertirles que está lleno de imaginación y fantasía. Y lo de Delgado, es por su aspecto enjuto y de poca masa corporal. Así pues, ya decidido el nombre con su apellido correspondiente, me ocuparé en presentar, e intentar explicar, una gesta que puede medir su grado de afición por la música.

Continuar leyendo

Vacaciones años 50

Durante la década de los cincuenta del pasado siglo XX, los trabajadores por cuenta ajena en las industrias, tenían derecho a diez días de vacaciones, siempre que su situación como trabajador estuviese legalizada en la empresa. En ese periodo vacacional, que debía de ser de descanso y no lo fue tanto para muchos, estaban incluidos los domingos y los festivos que cayeran en esas fechas.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca