Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Actor

La mañana amanece desapacible. Desde la ventana se puede ver las nubes amenazantes, que desde el mar, por el puerto, caminan rumbo oeste sorteando los edificios más altos del barrio. Llevan amenaza de lluvia en sus infladas y grises panzas. El viento tampoco sopla amable. Se avanzaba un día tristón. El ánimo de la gente embozada, que pasa deprisa por la calle, estaba a tono con lo pintado por un tiempo tan desapacible. Y él, madrugador, aun inconsciente, tiene que unirse a los desafortunados que tan temprano se enfrentan a tan desolador panorama.

Continuar leyendo

Residencia

Ante los allí congregados, una vez traspasada la puerta que habilitaba el paso sobre la valla de hierro, se abre una larga avenida, recién pavimentada, delimitada por árboles adultos que protegían el paso de los visitantes del inclemente sol del verano, hasta morir en una rotonda que daba paso a la entrada principal del edificio. Una escalinata central, y dos rampas laterales, al pie de un gran portalón…
Es el inicio de un nuevo episodio de Emilio Marín. Con él retomamos su pluma este nuevo curso. Deseamos sigan disfrutando su exquisita literatura.

Continuar leyendo

Viriato García

¿Es un cuento lo que hoy nos propone Emilio Marín? ¿Un simple relato con origen en alguna anécdota o un relato con base histórica?
Sea lo que fuere en su origen, lo cierto e innegable es la fuerza narrativa del autor: Los bárbaros entran al amparo de la noche, a través de los pasos montañosos, y bajan hasta el valle. Los cascos de las caballerías, violan los pastos vírgenes hasta entonces de cualquier violencia.

Continuar leyendo

Las sombras del claustro

La tarde comienza a caer. La temprana penumbra da la impresión que la noche se hace precoz, y los arcos del Claustro tamizan la empobrecida luz, y hace desfilar, sobre las centenarias baldosas, sombras que invaden espacios lustrados por sandalias penitentes.
… es hora que los susurros hagan acto de presencia, y extraños sonidos asemejen desperezos livianos de seres, que al morir el día espabilan y dan vida a las sombras. Toses imposibles, ecos de voces irreconocibles, ojos enmascarados que avivan el frío interno de las sombras intrusas. Misterio.

Continuar leyendo

La desesperación de Felipe

La crisis, según decían, iba para largo, y los trabajadores que como él había perdido su trabajo, tendrían muchas dificultades para encontrar uno nuevo durante bastante tiempo. Después de casi veinte años trabajando en la construcción, con un salario bastante alto, se enfrentaba a un futuro sin trabajo, y por lo tanto, sin un salario que aportar a su casa. Tiene mujer y tres hijos pequeños. En su familia están hechos a no pasar necesidades básicas.

Continuar leyendo

Ricardo

Como observarán estamos cumpliendo escrupulosamente el plan que nos trazamos para este trimestre; así que con el Documento de hoy –de título Ricardo– andamos finalizando nuestro compromiso.
Como podrán observar la trilogía correspondiente a Emilio Marín durante este trimestre ha sido de lo más variada y rica. Variada por la diferente temática abordada; rica por los matices que en cada una de ellas ha sabido plasmar.

Continuar leyendo

El aroma del ciprés

Los rayos de sol, todavía luchan por deshacerse del tul nocturno que cubre el penacho de los montes en el borroso horizonte, y el hermano Romaguera, como todas las mañanas, sale a la puerta de su cueva, y acude hasta la ermita para hacer sonar la solitaria campana. Anuncia, a los habitantes del valle, el comienzo de la nueva jornada. Nadie sabe explicarse el por qué, pero hasta los más perezosos obedecían a la argentina voz que les llega desde la altura del cercano monte: ¡A laborar! ¡A laborar!

Continuar leyendo

El robo fingido

Aún cuando pareciera que nos habíamos olvidado, pues desde finales del mes de septiembre no habíamos publicado nada de nuestro autor, nada más lejos de la realidad. En efecto, hoy retomamos de nuevo su buen quehacer y les proponemos este episodio: El robo fingido.
Arranca de una anécdota sucedida en La Sierra, pero el autor es capaz de elevarse sobre dicha anécdota y plasmar un relato ciertamente conmovedor y, lo más importante, crear un ambiente con simples elementos, tomados de los paisajes de nuestra geografía, difícilmente imaginables.

Continuar leyendo

Fiestas

Aunque las fotos que acompañan el documento nada tienen que ver con los hechos descritos; aunque se trata de aquello que cualquier autor formal pondría en el frontispicio, relativo a que los hechos y los personajes son imaginarios… cualquier coincidencia es mera casualidad… el origen y causa del escrito, nos asevera el autor, es real y ocurrió en un pueblo del que Pepe Ciges escribiera aquello de:
La llástima es que Engra, hoy
ya no es ni sombra de aquello…
No es na más que un espejismo
como ixos de los desiertos
que embaucan al caminante
que va perdido y sediento;

Continuar leyendo

El asno Romero

Todas las mañanas era la misma rutina, sin embargo Ambrosio no se lamentaba por ello. A él le gusta salir temprano cada día. Apenas las primeras luces del alba habían apagado las farolas del alumbrado, caminaba tras el asno que trasportaba los cántaros de leche que repartía entre el vecindario. En aquella temprana hora, apenas sí se cruzaba en su camino algún vecino madrugador que, con paso presuroso, se dirigía hacia su trabajo diario, y que con las prisas apenas se dedicaban un saludo. Esta tranquilidad matutina apenas se veía alterada.

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca