Biblioteca virtual fundación la sierra Biblioteca virtual fundación la sierra
Bienvenido a la biblioteca virtual de La Sierra

Un viaje de ida y vuelta, 3

Carlitos, ha tomado el tren tras una noche de insomnio y una última tentativa de Miguel por apearle de aquella, a su parecer, absurda decisión. Durante el camino que ha hecho a pie desde el pueblo hasta la más cercana estación de tren, ha ido despidiéndose de todo aquello que había representado algo en su vida hasta entonces. El cree de verdad que ya nunca regresará al pueblo, que el camino que ahora emprende es un camino sin retorno.
A la salida del pueblo…

Continuar leyendo

Un viaje de ida y vuelta, 2

Valentín no tuvo claro lo de su origen, y por lo tanto de su lugar de nacimiento. No había conocido a pariente alguno a quién preguntar sobre el particular, y los habitantes del barrio portuario donde se crió, eran personas en su mayoría nómadas que deambulaban de acá para allá sin tener ni conocer raíces en ningún lugar. Eran aves de paso y, por lo tanto, sin árbol genealógico ni aptos para pedir referencias sobre el suyo. El creía haber nacido allí…

Continuar leyendo

Un viaje de ida y vuelta, 1

Y la tercera serie que iniciamos este mes lleva por título Un viaje de ida y vuelta de Emilio Marín Tortosa, viejo conocido de quienes nos vienen siguiendo. La serie se enmarca dentro del epígrafe de Relatos cortos, género literario con los que nuestro autor ha cosechado tantos seguidores.

Continuar leyendo

Albertito

Nuestro autor continúa con la historia de Ramón, el indiano que prosigue de esta manera:
Seguro que a alguno de vosotros le hubiera gustado estar alguna vez en un Salón de Baile. Uno de esos locales que abundaban por todas partes antes de la aparición de las discotecas. El acordeón, el piano, violines, orquestinas y vocalistas… Pantalón a rayas bien planchado, corbata y cuello-duro ellos, collares y tacón alto ellas… Unos locales que invitaban a la intimidad, al amor ocasional. Su escasa y selectiva luz…

Continuar leyendo

Ramón el Indiano

Ramón y su amigo Lucas, compañeros de aventuras allá en la lejana Argentina, a su regreso a la tierra natal, montaron un local de juego y alterne en una importante vía de comunicación, especializado en baile de tangos y milongas. Allí pensaban pasar unos años tranquilos antes que la edad les retirara de la vida activa. El negocio iba bien, y ellos estaban contentos.

Continuar leyendo

Lobo

Emilio Marín inicia su relato con estas frases tan rotundas sobre la Hispania profunda. Escribe:

Continuar leyendo

Los dineros del Capitán

Apenas el sol mancha de luz los verdes naranjales, las cornetas, tocando a Diana, despiertan a la perezosa tropa, y rompen el silencio de la mañana. El clarín mañanero, espanta y aleja a los cuervos que carroñean despojos, dejados por los soldados y el carro que trasporta la basura de comedores y cocinas, durante todo el día por la explanada de la instrucción.
El sentir, el estilo, el buen decir de Emilio Marín rezuma en cada línea de este escrito, tan contradictorio como vivencial.
Léanlo pausadamente y nos lo agradecerán

Continuar leyendo

A la atención de Don Julián

Uno de los primeros párrafos Emilio Marín, autor de este Documento, establece:
Cuando conozca la circunstancia en que yo conocí hechos, obras y milagros de V. E., entenderá que no soy yo el primero que ha sacado a la luz pública lo aquí descrito. Lo que aquí voy a contar lo supe de primera mano, de una fuente bien informada. Esto es, de alguien, que, según él, estuvo presente en el lugar de los hechos. Por ello, de antemano, me acojo a su benevolencia.

Continuar leyendo

Cazador

Ezequiel apenas ha conseguido dormir en toda la noche, y se levanta con un fuerte dolor de cabeza, y en esa ocasión no es por culpa de los ronquidos de su mujer. Felisa y él hace tanto tiempo que comparten almohada, que aquello lo tiene superado y asumido. Cree, infeliz, que sin aquellos rítmicos, y acompasados ronquidos, no podría dormir ninguna noche, al menos en aquella cama.
Lo que le ha mantenido en vela durante toda la noche, es la desazón que le invade la víspera cuando tiene planeado salir de caza. Aquella era una obsesión…

Continuar leyendo

La dote de Miguelín

El tío Pepe, y la tía Consuelo, la pasada noche, han hablado. Acostados en la cama, mientras esperaban que el sueño viniera a visitarles, hablaron. Hablaron y acordaron que la cosecha de la oliva de este año sería para casar al Miguelín. Y eso le están diciendo ahora a su hijo, mientras comen las sopas de pan, antes de marchar cada uno a su trabajo.
Miguelín queda muy contento después de escuchar a sus padres. Pero también está triste…

Un nuevo relato de Emilio Marín sobre la vida de nuestra gente durante los años en blanco y negro

Continuar leyendo
Distribuir contenido

Desarrollo web: Alberto García | Diseño web: Mª José Cuenca